Cultura

El Oratorio del Calvario de Pollença

Rating

0 media basada en 0 ratings

  • Excelente
    0
  • Muy bien
    0
  • Medio
    0
  • Pobre
    0
  • Terrible
    0

Hoy nos trasladamos al hermoso pueblo de Pollença, desde donde te mostraremos algunas de sus particularidades más interesantes. Mallorca está llena de tesoros por descubrir. Muchos de ellos ya han pasado por este blog, como las cuevas del Drach, el Castillo de Bellver, el Paseo Marítimo, o diferentes planes que hacer en el centro de la ciudad, una agenda imprescindible a la hora de viajar a Mallorca.

Esta semana la empezaremos con un lugar cargado de belleza y serenidad que desde hace siglos ha sido el objetivo de una especial tradición de Semana Santa.

Su origen Templario

Este monte perteneció originalmente a Los Templarios. Se trata de una orden militar, con esa combinación fascinante entre monjes y guerreros.

Ellos fueron los primeros propietarios de este monte, que acoge hoy en día una de las tradiciones más impresionantes de la Semana Santa mallorquina. Desde el monte del Calvario tenemos unas vistas inmejorables de Pollença, pero además es uno de los lugares más emblemáticos de la isla, gracias a la impresionante escalinata que nos lleva hasta la cima a lo largo de 365 peldaños. Uno en honor a cada día del año.

Esta escalinata, una joya de Pollença, está flanqueada tanto por cipreses como por 14 cruces de tres metros de altura, que representan precisamente el calvario que, según la tradición cristiana, sufrió Jesucristo en su camino al Monte Gólgota antes de ser crucificado.

Una visita al oratorio

El oratorio que hoy en día corona el Calvario se construyó a finales del siglo XVIII, no obstante, el aspecto que presenta actualmente se debe a una restauración a la que fue sometido en los años setenta.

En el interior del oratorio encontramos una auténtica joya: Se trata de un grupo escultórico que representa a Jesucristo, con la Virgen María a sus pies, y que está datada del siglo XIV. Según afirma la leyenda, esta pieza fue encontrada por unos pescadores cerca de la Cala de Sant Vicenç, perteneciente también al municipio de Pollença.

Los Templarios en Pollença

Los templarios se establecieron en esta zona como verdaderos señores feudales, con una gran autonomía respecto a la autoridad diocesana o los propios monarcas. Poseían un templo propio en Pollença, la Parroquia de la Virgen de los Ángeles. Y, como era habitual en esta orden, también llegaban a administrar justicia en lugares como el Calvario, donde colocaron una horca que podía verse desde todo el municipio. De hecho, el primer nombre que se dio a este nombre fue el Puig de les Forques, es decir, el monte de las horcas.

Al mismo tiempo que los Templarios aumentaban su poder local, Pollença fue creciendo paralelamente, formándose una villa. Hasta que al final del siglo XIII ya era una de las localidades más importantes de la isla. Sin embargo, con el crecimiento de la villa aumentó también el enfrentamiento del pueblo con los Templarios, a los que acusaban de excederse en los poderes que el rey Jaime I les había otorgado.

Aunque el final de esta Orden, llegó desde muy lejos. En 1312, con la detención y posterior ejecución en París de Jacques de Molay, el Gran Maestre de la Orden, todos sus bienes pasaron a ser gestionados por la Orden de los Hospitalarios, conocida posteriormente como la Orden de Malta.

No deja de ser fascinante visitar un lugar en el que la historia, una historia tan intensa, vibra desde cada rincón. Y lo tienes a tu alcance, durante tus vacaciones en la isla, con muchas formas de llegar desde tu hotel en Mallorca.

Créditos de las fotos: losviajeros.com, pollensa.com, tripkay.com, baleareslive.com, tienesplaneshoy.com

Visitado recientemente ...

El Mercado de Pollensa

Plaza de Cort: en el corazón de Mallorca

La Menorca británica

El museo d’es Baluard

Radio One en Mallorca

Blog Hotel Palladium