Actividades Cultura

La Menorca británica

Rating

0 media basada en 0 ratings

  • Excelente
    0
  • Muy bien
    0
  • Medio
    0
  • Pobre
    0
  • Terrible
    0

Durante todo el siglo XVIII la isla de Menorca estaba bajo la corona de Inglaterra. El legado que dejaron los británicos es fascinante ya que, entre otras cosas, destaca un fabuloso legado monumental dominado por elementos de arquitectura defensiva militar de la época, esparcidos por todo el litoral menorquín. 

Un poco de historia

En 1713 Menorca y Gibraltar pasaron a soberanía británica, debido a la Guerra de Sucesión Española y como consecuencia del Tratado de Utrech. En 1802, la isla volvió definitivamente a soberanía española. No obstante, durante ese lapso de tiempo, los ingleses hicieron unos cambios importantes, como, por ejemplo, cambiar la capital de la isla de Ciutadella a Mahón. 

Es más, ellos abrieron nuevos viales de comunicación, como el famoso Camí d’en Kane, desecaron humedales, entonces foco de enfermedades, convirtiéndolos en fértiles vergeles. Abrieron también el puerto de Mahón al comercio exterior. Asimismo, puede seguir un largo y extenso etcétera con un inventario de las decisiones británicas que influenciaron la vida de la isla. 

El legado británico

De esta herencia, hoy en día todavía quedan ciertos anglicismos en el hablar de los menorquines, las características ventanas de guillotina de las casas típicas de Menorca, muebles de época de estilo inglés, el consumo de ginebra y, sobre todo, un fabuloso legado monumental dominado por elementos de arquitectura defensiva militar de la época que se pueden encontrar por todo el litoral de la isla. 

A continuación, os presentaremos un breve repaso de dichos sitios:

Fuerte Marlborough – es una espectacular fortificación del siglo XVIII excavada en la roca, que se halla en perfecto estado de conservación, que servía para proteger el castillo de San Felipe y, al mismo tiempo, la entrada del puerto de Mahón. Se encuentra en la cala San Esteban, Es Castell. Es decir, está situado en la parte del este de la isla. 

Hospital Militar de la isla del Rey – el antiguo hospital militar de la isla del Rey se encuentra ahora en fase de restauración y tiene la peculiaridad de encontrarse en un islote en medio del puerto de Mahón, entre las urbanizaciones de Mahón y Es Castell. En el islote destacan dos conjuntos de interés arquitectónico: los restos de una basílica paleocristiana y el antiguo Hospital Militar, el cual estuvo activo desde el siglo XVII hasta los años sesenta del siglo XX. 

El Castillo de San Felipe – situado en la orilla sur de la bocana del puerto de Mahón, el castillo de San Felipe se levantó a mediados del siglo XVI, como consecuencia del ataque del pirata Barbaroja a Mahón. Durante las sucesivas dominaciones británicas se fue ampliando hasta convertirse en una de las fortificaciones más importantes de su tiempo en todo el Mediterráneo. Su demolición por parte de los españoles sucedió en el año 1782. Por ello, no se puede ya admirar esta fortificación tal como era entonces, pero sí que se puede visitar el complejo sistema de galerías subterráneas que conectaban entre sí las diferentes partes del castillo.  

Torre de Fornells – la torre de Fornells es una de las torres de defensa más grandes y mejor conservados de Menorca. Esta torre de defensa de la costa fue construida por la corona británica entre 1801 y 1802 con el único objetivo de vigilar la entrada al puerto de Fornells. Asimismo, su función era de impedir desembarcos enemigos y proteger el castillo de San Antonio, situado en su cercanía. 

Si estás interesado en descubrir las bellezas de la isla de Menorca, que está muy cerca de la nuestra, el personal del Hotel Palladium estará a tu disposición, para ayudarte en planificar tu pequeña excursión allí, en velero. 

Visitado recientemente ...

El Hotel Palladium: un lugar para todos

El Mercado de Pollensa

Plaza de Cort: en el corazón de Mallorca

Aventuras por Mallorca: la ruta de Piedra

El Monasterio de Miramar

Blog Hotel Palladium