Montaña

La ermita de Betlem

Rating

0 media basada en 0 ratings

  • Excelente
    0
  • Muy bien
    0
  • Medio
    0
  • Pobre
    0
  • Terrible
    0

Hoy vamos a hablar de un lugar lleno de paz y armonía, y con unas vistas increíbles y en medio de un entorno único. Porque tus vacaciones en Mallorca no tienen por qué centrarse en las actividades de sol y playa. ¡En esta isla tenemos muchas opciones más!

Es un lugar al que puedes llegar en coche, para disfrutarlo directamente, o bien proponerte realizar una ruta de senderismo, en la que llenar tus pulmones de aire puro y rodearte de la belleza del camino que te acompañará hasta la Ermita de Betlem.

Un paseo contemplativo

Está situada en la sierra artanense (alrededor de Artà), en las tierras de la antigua alquería musulmana de Binialgorfa. Fue fundada en 1805 por miembros de de la Trinidad de Valldemossa y de la comunidad eremítica de San Honorato de Randa.

Se asentaron justamente aquí debido a la donación, por parte de Jaume Morei, de una pequeña extensión de tierra que contenía los restos de una antigua torre de defensa y una almazara. La ermita se inauguró el día 10 de mayo de 1818, aunque a lo largo del siglo XIX se fue ampliando el conjunto, añadiendo celdas, cocina, refectorio y otras dependencias. Entre ellas, destaca la iglesia bendecida en 1824, obra de Joan Rosselló.

El acceso a la Ermita de Betlem se lleva a cabo por un amplio camino escoltado por cipreses. La construcción, sin embargo, es sencilla. En la fachada principal encontramos un reloj de sol, una pequeña ventana y un rosetón. En el interior de la Ermita, formada por nave única, destaca la bóveda, que descubrimos decorada con un fresco de la coronación de la Virgen, el retablo mayor y, además, las siete pinturas de Manuel Bayeu sobre la vida de Cristo.

Alrededor de la construcción principal encontraremos los restos de los antiguos huertos, una era y zonas que fueron destinadas a almacenes o instalaciones ganaderas, y que ayudaba a que esta comunidad religiosa fuese autosuficiente.

Entre estos elementos, destaca la fuente de na Bernadeta, la cual proporcionaba agua a la ermita y al molino de agua, (que fue construido en el siglo XIX, y que está a unos 50 metros de distancia). En la fuente vemos un abrevadero rectangular, y en el lateral derecho una capilla de bóveda con bancos en sus tres laterales y con imágenes religiosas en el interior.

Tu ruta desde Artà

Para disfrutar de esta ruta tan alegre y hermosa puedes hacerlo desde Artà, en el punto de S’Alqueria Vella. Desde ahí, se toma el camion de Coll de Sa Truja, y el paseo es muy sencillo. Si necesitas indicaciones para llegar a Artà desde Palma de Mallorca, puedes preguntar al personal del hotel durante tu estancia.

​Y una cosa más…. en días claros, podrás incluso divisar Menorca desde los puntos más altos de esta ruta. ¿No es un plan increíble?

​Créditos de las fotos: illesbalears.travel, artamalorca.travel, serradetramuntana.eu

Visitado recientemente ...

Mallorca para observar aves

Senderismo por la Serra de Tramuntana

Un paseo por el Monasterio de Miramar en Mallorca

Tres razones para viajar a Mallorca en invierno

Ruta de Pedra: La fase intermedia

Blog Hotel Palladium