Actividades

El Monasterio de Miramar

Rating

0 media basada en 0 ratings

  • Excelente
    0
  • Muy bien
    0
  • Medio
    0
  • Pobre
    0
  • Terrible
    0

El verano ya toca a su fin pero uno de los beneficios que aporta la vida en la isla  es que casi normalmente buen tiempo para viajar y descubrir más. Hoy vamos a hablar de una joya arquitectónica de Mallorca: el Monasterio de Miramar. 

El Monasterio de Miramar, ubicado en la “posessió” del mismo nombre está en el término municipal de Valldemossa. Este remanso de paz fue fundado en 1276 por Jaume II, a petición de Ramon Llull, para acoger un colegio de misioneros dedicado a la enseñanza del árabe y otras lenguas orientales, con el objetivo de preparar a frailes para convertir infieles al cristianismo.

Según escribe el propio Archiduque en Die Balearen: “sin duda, ningún otro lugar de la tierra puede llevar con más propiedad el nombre de Miramar“. En aquella época la finca también incluía un área donde el Archiduque construyó en 1878 una singular casa de estilo siciliano y potenció el cultivo de la viña. Si quieres viajar a Mallorca en invierno, esta será una gran opción.

Un lugar emblemático

A la muerte del Archiduque, la propiedad de Miramar pasó por diferentes manos, pero desde los años 90 es propiedad del actor Michael Douglas y de su ex mujer, Diandra. En la actualidad Miramar acoge un museo donde se encuentran algunos objetos, documentos y obras de arte relacionadas con Ramón Llull y el Archiduque.

El camino que conduce a Miramar se encuentra en la carretera que une Valldemossa y Deià. La visita por la sala de mapas del Archiduque y el antiguo molino de aceite (en mallorquín, “tàfona”). 

A continuación, pasamos al jardín y el claustro que el Archiduque hizo construir a partir de unos arcos góticos del siglo XIII provenientes del antiguo convento de Santa Margalida de Palma. Desde aquí se accede a la casa, pasando por las columnas auténticas del antiguo claustro que hizo edificar Ramon Llull en el siglo XIII y que fueron encontradas por el Archiduque en diferentes puntos de la finca.

Yendo más allá

Saliendo de la casa, se accede al jardín que enlaza con el mirador, desde donde se observan unas espectaculares vistas sobre el mar. El paseo continúa en el jardín, un espacio muy singular en el que se encuentran figuras geométricas de Ramon Llull dibujadas en los parterres y un estanque de estilo italiano construido en época del Archiduque. Al volver por el mismo camino se llega hasta el jardín de los cipreses, que aún conserva restos en forma de cruz bizantina de la base de la antigua iglesia.

Miramar, junto con Son Marroig y la Cartoixa de Valldemossa, es uno de los lugares culturales más interesantes de esta zona de la Serra de Tramuntana. Las visitas pueden realizarse de martes a domingo y la entrada cuesta 3 euros para los adultos y es gratuita para los niños. 

Se encuentra a solo unos minutos en coche, pero lo mejor es que nos pidas información en recepción para saber cuál es el mejor modo para llegar a esa parte de la isla. En el hotel Palladium Palma estaremos más que encantados de ayudarte para planificar tu viaje al Monasterio.

Créditos de las fotos: agefotostock.com, visitvalldemossa.com y ultimahora.es.

Visitado recientemente ...

El Hotel Palladium: un lugar para todos

Aventuras por Mallorca: la ruta de Piedra

La Menorca británica

El mejor clima de Mallorca

Viajar en helicóptero por Mallorca

Blog Hotel Palladium